3 pasos para aprender a DELEGAR funciones dentro de tu equipo

0

Si has leído algunas de mis columnas mensuales, probablemente estés familiarizado con mi lección sobre ocupación versus productividad. Solo porque lo estés haciendo no significa que estés cumpliendo. Puede ser paradójico. Llegar a la bandeja de entrada cero puede parecer un progreso, pero no si solo se están evitando tareas más grandes y significativas.

También te puede interesar: 5 habilidades necesarias para ser un LÍDER exitoso

Cuando te conviertes en un líder, la paradoja cambia ligeramente. Necesitas inspirar a otros a lograr más sin involucrarte. Esta es quizás la transición más difícil para los nuevos líderes. Pasar de hacer, a delegar funciones no es fácil. Requiere comunicación, confianza y un equipo sólido. Los siguientes pasos aumentarán tu impacto mientras disminuye tu participación.

1. Construye la base

Este es el paso más importante. Así como una casa no puede sostenerse sobre bases endebles, una compañía no puede avanzar sin un equipo fuerte y confiable bajo ella.

Cuando selecciones tu equipo, tómate el tiempo para entenderlos no como trabajadores, sino como personas con fortalezas, sueños y deseos individuales. Veo que muchos líderes colocan a sus empleados en puestos que no se alinean con sus talentos. Cuando un miembro del equipo no tiene éxito, se suele culpar erróneamente al empleado. Una cosa es estirar los límites de las capacidades de tu equipo, y otra no configurarlas para el fracaso.

También te puede interesar: 10 hábitos de dinero favorables para emprendedores inteligentes

2. Comunícate claramente

¿Cómo puedes esperar que un equipo ejecute tu visión si solo son vagamente conscientes de sus sueños? Para iniciar, programa varias reuniones con cada miembro de tu equipo. Reúnete con ellos como grupo e individualmente. Necesitan comprender el objetivo general, pero también deben tener un mapa de ruta con hitos frecuentes para mantenerlos motivados e informados.

3. Camina por la línea

La delegación exitosa de tareas puede ser engañosa, puede dar a los miembros de tu equipo la libertad necesaria para hacer su trabajo sin sobrevolarlos. Pero tampoco puedes darles un mapa y decir adiós desde la oficina de tu esquina. Sigue esa línea entendiendo los estilos de trabajo de tu equipo y estableciendo pequeñas metas claramente definidas.

Organiza reuniones mensuales de seguimiento para asegurarte de que todos estén en el camino correcto y utilízalas como una oportunidad para celebrar públicamente triunfos pequeños y abordar cualquier bache de velocidad.

El verdadero liderazgo consiste en aprovechar tus talentos para delegar tareas y motivar a un equipo hacia el éxito. Si te cuesta dejar las riendas, abre la conversación con los miembros de tu equipo. Bríndales la oportunidad de proporcionar comentarios y ofrecer voluntarios para mayores responsabilidades. La delegación de funciones empodera a tu equipo mientras crea espacio para que tú te concentres en las grandes e importantes decisiones que impulsarán a la compañía.

También te puede interesar: 5 consejos para manejar el CRECIMIENTO explosivo de tu compañía

Vía | Success

Opinar