5 consejos para EMPRENDER un negocio con tu PAREJA (sin terminar divorciados)

0

¿Alguna vez has pensado en emprender un negocio con tu pareja o cónyuge, o la idea te hace querer salir corriendo y gritando?

También te puede interesar: 5 habilidades de un EMPRENDEDOR capaz de llevar un proyecto de la idea a la realidad

Curiosamente, hay muchas parejas que dirigen negocios exitosos juntos, y he contemplado la apertura de un negocio con mi esposo también, aunque ahora trabajamos por separado.

Sin embargo, cuando miro a amigos y colegas que trabajan con sus cónyuges, he notado que hay algunas cosas que realmente separan a las parejas de éxito del resto.

A continuación 5 consejos sobre cómo manejar un negocio con tu cónyuge sin volverte loco.

1. Dejar los argumentos en casa

Todos discutimos con nuestros cónyuges. Ningún matrimonio es perfecto, y cuando se maneja un negocio, las emociones pueden ser muy fuertes. Sin embargo, las parejas más exitosas que dirigen negocios juntos saben separar la vida laboral de su vida familiar. Ellos saben cómo dejar las peleas por los platos y los niños en casa y se centran en las labores cuando llegan a trabajar.

También te puede interesar: 8 consejos para INICIAR un negocio con poco o nada de DINERO

2. Buena y amplia comunicación

La comunicación es importante en cualquier relación, y una relación de trabajo no es diferente. Al comunicarte, tu y tu pareja pueden acordar las tareas más importantes para el día. Cada uno sabe lo que la empresa requiere, lo que tus clientes necesitan y lo que tus empleados merecen. Al trabajar juntos y asegurarsen de que están en la misma página, existe unidad frente a cualquiera cosa que deba enfrentar el negocio.

3. Funciones definidas

No es útil si tanto tu como tu cónyuge envían cheques de pago, llaman a los proveedores y administran las cuentas de redes sociales. Cada uno necesita roles definidos en el negocio . Alguien debe estar a cargo de las finanzas (aunque ambos deben ser conscientes de ello). Alguien debe participar en el mercadeo, y alguien debe ser la persona principal a la que los empleados pueden acercarse con cualquier problema.

4. Metas conjuntas

Cuando las cosas se ponen difíciles, remítete a las metas comunes. Dirigir un negocio no es fácil, y cuando tu y tu cónyuge están involucrados, eso significa que tu sustento está amarrado al equilibrio del negocio.

En lugar de dejar que esto te cargue de estrés y ansiedad, en lugar de llenarte de emoción y pasión por el trabajo que haces. Se debe ser un apoyo el uno para el otro, por lo que cuando uno de los dos se estrena o se preocupa, el otro puede recordar por qué comenzó todo.

5. Respeto

Por encima de todo, el respeto mutuo es la parte más importante de administrar un negocio en pareja. Obviamente existe mucho amor en la relación, de lo contrario no estarían casados. Pero asegúrate de que el respeto esté impregnado a lo largo de toda la vida laboral.

También te puede interesar: 3 secretos para impulsar la PRODUCTIVIDAD de tu negocio

Puede ser fácil llenarse de estrés y afectar la relación durante el tiempo en el trabajo, pero si te recuerdas que debes respetar y amar a tu pareja en el trabajo, serás increíblemente exitoso.

En última instancia, es totalmente posible dirigir un negocio con tu cónyuge. La clave es separar las cuestiones laborales y familiares tanto como sea posible. Hacer todo esto, manteniendo el amor y el respeto que te atrajo a tu cónyuge. Tener roles definidos en el negocio y comunicarse de manera clara y amplia, puede ayudar a mantener tu negocio -y tu matrimonio de paso- a flote.

Vía | Small Business Trends

Opinar