6 errores comunes al LANZAR una idea de NEGOCIO y cómo evitarlos

0

La carrera en administrar tu propio negocio no es fácil; cualquiera que haya empezado y haya hecho crecer una compañía te dirá que fue difícil. El camino comienza creando un producto o servicio que se dirija hacia un mercado de clientes dispuestos a comprarlo. Luego hay que tratar que hacer crecer el negocio en una compañía que pueda proveer un futuro para ti y tu familia.

También te puede interesar: ¿Cual es el secreto más GRANDE para ser el mejor NEGOCIADOR?

Añade a eso las actividades del día a día y las estrategias implicadas en la tarea de mantener tu negocio a flote; rápidamente te darás cuenta de que el emprendimiento implica mucho trabajo.

No existen reglas obsoletas aquí: tú no encontrarás un mapa que te garantice éxito en los negocios. Pero si tú fueras a hablar con un nuevo emprendedor o uno que este ya establecido, ellos te dirán una cosa: Cometerás errores. El elemento de riesgo asociado con abrir un negocio y operarlo puede llevar a múltiples percances al tiempo que tratas de hacer que tu compañía crezca.

Encontrarás que los errores son comunes y frecuentemente inevitables. Ellos también juegan un rol en dar lugar a un mejor y más atento empresario. Puedes solucionar las decisiones equivocadas rápidamente, pero hay otra que te pueden costar tiempo valioso y dinero. De hecho, algunos errores pueden llevar tu negocio a la bancarrota.

Abajo encontrarás algunas sugerencias que te ayudarán a prevenir seis errores comunes que los emprendedores cometen cuando están comenzando a hacer que sus negocios crezcan.

1. La retroalimentación es buena, pero permanece alerta

Hacer un negocio por ti mismo es algo duro. Así que no tengas miedo de buscar consejo de mentores de negocios y amigos. La retroalimentación es excepcionalmente importante para un nuevo negocio, especialmente cuando el consejo viene de un experimentado empresario que ha sido exitoso en el mercado o en la industria. Su valiosa opinión puede hacer la diferencia en tus habilidades de emprendimiento y conocimiento.

Sin embargo, incluso los bienintencionados consultores de negocios pueden abrumar y confundir a los emprendedores. Una tonelada de consejos puede causar parálisis del análisis. Es necesario que te tomes el tiempo suficiente para tomar decisiones sin ser arrastrado por el afán. Sin embargo no te quedes atascado en la procastinación soltando oportunidades importantes de negocio. De manera que rodéate de personas que te apoyen sin jalarte en direcciones diferentes.

2. Toma las opiniones de tus clientes

A pesar de tus mejores planes, los productos y servicios que tú creas como emprendedor son para tus clientes. En este orden de ideas, uno de los errores más grandes que puedes cometer es ignorar las opiniones que te brindan tus clientes.

También te puede interesar: 4 maneras en las que tu negocio se puede beneficiar del Internet

La opinión de tus clientes, especialmente al comienzo, cuando estás delineando tus ofertas de negocio, te provee una oportunidad para afinar y pulir tus productos y servicios. Frecuentemente lo que piensas que podría ser un gran hit, podría no resonar con tu audiencia objetivo. Sin embargo si tus clientes te están diciendo que tu negocio les está dando lo que ellos desean, tú podrías ver tu compañía florecer en el mercado.

Un emprendedor prudente debe evaluar su producto o servicio en un pequeño grupo de clientes potenciales para conseguir retroalimentación en el cómo continuar hacia adelante.

3. Busca oportunidades para crear redes de negocios

Como emprendedor debes entender que las redes de negocio se tratan más de quien te conoce a ti en lugar de a quién conoces. Tu calendario puede incluir reuniones desde el amanecer hasta el atardecer. Sin embargo tan solo 30 minutos dedicados a buscar redes de negocio pueden producir significativas oportunidades de negocio que pueden hacer la diferencia.

No ignores los eventos de redes de negocio y mercadeo. Algunos emprendedores los consideran un desperdicio de tiempo, especialmente cuando no dan lugar a la firma de un negocio inmediato.

Sin embargo la clave para triunfar en las redes de negocio es mantener la visibilidad. Asiste a los eventos de redes de negocios, crea y mantén una lista de contactos corporativa, y añade valor a la experiencia. Recuerda que las redes de negocios son caminos de dos direcciones.

Tú puedes encontrar esto incómodo en un primer momento, particularmente para los emprendedores que no se consideran a sí mismos como seres muy sociables. Sin embargo, para promover tu negocio tienes que ser capaz de salir de tu oficina y mezclarte con los demás.

4. Mantente enfocado en todo momento

Como muchos otros empresarios, tú tienes más ideas de las que puedes ejecutar. No cometas el error de perseguir cualquier ‘gran idea’, dejando de prestar atención al núcleo de tu negocio. En lugar de eso, mantén un diario o carpeta para registrar tus ideas y conceptos. Cuando el tiempo te permita, tú puedes ir a la lista y evaluar tus ideas.

Muchos de los productos y servicios sin un enlace real a tu negocio pueden ser caóticos para el cliente. Retrasar la ejecución de los mismos y volver a tus planes cuando no estás tan excitado sobre la idea, te permitirá tomar mejores decisiones.

También te puede interesar: 10 pasos para ABRIR tu propia CAFETERÍA con éxito y no morir en el intento

5. Emplea a la gente correcta y despide a quienes no aportan

Las elecciones sobre a quién se debe contratar y que posiciones llenar en una compañía suelen ser unas de las más difíciles para cualquier emprendedor. Estas también caen dentro de la categoría de las que más tiempo demandan. A menos de que alguien sea muy bueno individualmente en una tarea, piensa dos veces antes de contratar a amigos y familiares. Hay numerosas historias de como las relaciones personales crean difíciles ambientes de trabajo.

Tu personal es crucial para la ejecución de tu plan de negocios. Contratar a la persona errónea, incluso para el rol más minúsculo, puede impactar severamente a tu compañía. Asegúrate que tu proceso de selección incluya elegir a las personas más cualificadas, capaces y con la mejor ética de trabajo. Piensa en contratar personas cuyas fortalezas se complementen con tus puntos débiles. Si los miembros de tu equipo no están llevando a cabo las responsabilidades de la manera que esperas, entonces consigue alguien que los entrene o déjales marchar. No cometas el error de contratar o mantener a personas en un empleo basándote en tus emociones.

6. Responde rápidamente

Es importante ser accesible tanto para tus clientes como para los miembros de tu equipo. Responde mensajes de voz y correos electrónicos dentro de un plazo máximo de 48 horas. Si no eres una persona versada en el tema tecnológico o eres propenso a olvidar estos detalles, delega a alguien más esta tarea. Tu respuesta inicial no tiene que ser un plan de acción, solo tienes que reconocer el mensaje y dar una indicación de respuesta en un tiempo razonable.

Hay muchos beneficios de tener tu propio negocio, pero nadie puede asegurarte de que será algo fácil. Puedes elegir ser el emprendedor que cometerá los errores y que afortunadamente aprenderá de los mismos o puedes ahorrarte algunos dolores de cabeza e incorporar algunas de las sugerencias que se han indicado aquí.

*Este artículo fue escrito por Fabrizio Moreira para LifeHack

Opinar