¿Cómo sé si soy una persona emocionalmente INTELIGENTE?

0

Cuando la inteligencia emocional (EQ) apareció por primera vez a las masas, sirvió como eslabón perdido en un hallazgo singular: las personas con un coeficiente intelectual promedio superan a los que tienen más alto coeficiente intelectual el 70% de las veces. Esta anomalía arrojó un golpe masivo en a la suposición de que el coeficiente intelectual era la única fuente de éxito.

También te puede interesar: 7 cualidades de las personas con una INTELIGENCIA EMOCIONAL alta

Décadas de investigación ahora apuntan a la inteligencia emocional como el factor crítico que permite establecer quién, entre un grupo de personas, alcanzará el éxito. La conexión es tan fuerte que el 90% de las personas que mejor se desempeñan poseen una gran inteligencia emocional.

La inteligencia emocional es eso que todo ser humano tiene y es un poco intangible. Afecta la forma en la que se gestiona el comportamiento, en la que se abordan las complejidades sociales, y en cómo se toman decisiones personales para lograr resultados positivos.

A pesar de la importancia de la inteligencia emocional, su naturaleza intangible hace que sea muy difícil saber cuánta se tiene y lo que se puede hacer para mejorar, si es que le falta. Siempre se puede tomar una prueba científicamente validada, como la que viene con el libro The Emotional Intelligence 2.0.

Desafortunadamente, las pruebas para medir la inteligencia emocional no son gratuitas. Por lo tanto, he analizado los datos de más de un millón de personas que realizaron la prueba, con el fin de hallar los rasgos acentuados en una persona con alta inteligencia emocional.

Tiene un vocabulario emocional robusto.

Todas las personas experimentan emociones, pero es un grupo selecto el que las puede identificar con precisión a medida que ocurren. Nuestra investigación muestra que sólo el 36% de la gente puede hacer esto, lo que es problemático porque las emociones no marcadas a menudo son un mal entendido, lo que conduce a decisiones irracionales y acciones contraproducentes.

Las personas con altos niveles de inteligencia emocional dominan sus emociones porque entienden y utilizan un vocabulario extenso de los sentimientos para hacerlo. Mientras que muchas personas podrían describir que simplemente se sienten “mal”, las personas emocionalmente inteligentes pueden identificar si se sienten “irritables”, “frustrados”, “oprimidos” o “ansiosos.” Cuanto más específica de la selección de palabras, será mejor la visión que tendrá respecto a cómo se siente, qué lo causó, y lo que debe hacer al respecto.

La gente le causa curiosidad.

No importa si es introvertido o extrovertido, las personas emocionalmente inteligentes tienen curiosidad acerca de todos los que le rodean. Esta curiosidad es producto de la empatía, una de las pasarelas más importantes para un alto EQ. Cuanto más se preocupa por los demás y lo que están haciendo, más curiosidad va a tener sobre ellos.

Sabe aceptar el cambio.

Las personas emocionalmente inteligentes son flexibles y están en constante adaptación. Saben que el miedo al cambio es paralizante y una amenaza importante para su éxito y felicidad. Buscan el cambio que está acechando a la vuelta de la esquina, y forman un plan de acción para estos cambios.

También te puede interesar: 7 cualidades de PENSAMIENTO que tiene los grandes negociadores

Conoce sus fortalezas y debilidades.

Las personas emocionalmente inteligentes no sólo entienden las emociones; ellos saben en lo que son buenos y lo en lo que son terribles. Tener un alto EQ significa que se conocen las fortalezas y se tiene conocimiento de cómo apoyarse en ellas y utilizándolas como ventaja completa, mientras mantiene sus debilidades al margen.

Es un buen juez de Carácter.

Gran parte de la inteligencia emocional se reduce a la conciencia social; la capacidad de leer a los demás, entender lo que están pasando. Con el tiempo, esta habilidad lo hace un juez excepcional de carácter.

No se ofende fácilmente.

Si usted tiene una sólida comprensión de quien es, es difícil que alguien diga o haga algo que lo ofenda. Las personas emocionalmente inteligentes son seguros de sí mismos y de mente abierta, crean una piel muy gruesa. Puede incluso burlarse de sí mismo o dejar que otras personas hagan bromas acerca de usted porque es capaz de dibujar mentalmente la línea entre el humor y la degradación.

Sabe decir no a usted mismo y otros.

La inteligencia emocional significa saber cómo ejercer el autocontrol. Retrasar la gratificación, y evitar la acción impulsiva. Las investigaciones realizadas en la Universidad de California, San Francisco, muestra que la mayor dificultad normalmente, es decir “no” , pues realmente es un gran desafío el autocontrol para muchas personas. “No” es una palabra poderosa que no debe tener miedo de manejar. Cuando es el momento de decirlo, la gente emocionalmente inteligente evita frases como “Yo no creo que pueda” o “no estoy seguro.” Decir “no” a un nuevo compromiso honra a sus compromisos existentes y le da la oportunidad de cumplir con ellos exitosamente.

Sabe soltar los errores.

Las personas emocionalmente inteligentes se distancian de sus errores, pero lo hacen sin olvidarlos. Al mantener sus errores a una distancia segura, pero todavía lo suficientemente cerca para referirse a ellos, son capaces de adaptarse y ajustarse para el éxito futuro. Vivir demasiado en sus errores lo hace ansioso y tímido, mientras que soltarlos hace que no vuelva a repetirlos. La clave para el equilibrio radica en su capacidad para transformar los fracasos en recordatorios de mejora. Esto crea la tendencia a hacerlo bien de nuevo cada vez que se caes.

Usted da y no espera nada a cambio.

Cuando alguien le da algo de forma espontánea, sin esperar nada a cambio, esto deja una impresión de gran alcance. Por ejemplo, podría tener una interesante conversación con alguien acerca de un libro, y cuando lo vea de nuevo un mes más tarde, se mostrará con el libro en la mano. Las personas emocionalmente inteligentes saben construir relaciones fuertes porque están constantemente pensando en los demás.

No guarda rencor.

Las emociones negativas que vienen con el rencor son en realidad una respuesta de estrés. Cuando la amenaza es inminente, esta reacción es esencial para su supervivencia, pero cuando la amenaza es historia antigua, el estrés causa estragos en su cuerpo y puede tener consecuencias devastadoras para la salud a través del tiempo. De hecho, los investigadores de la Universidad de Emory han demostrado que el estrés contribuye a la presión arterial alta y enfermedades del corazón. Aferrarse a un rencor significa que está sosteniendo el estrés, y las personas emocionalmente inteligentes saber evitar esto a toda costa. Dejar ir el rencor no sólo le hace sentir mejor, también puede mejorar su salud.

Sabe neutralizar gente tóxica.

Tratar con personas difíciles es frustrante y agotador para la mayoría. Individuos Controlar sus interacciones con personas tóxicas mantiene sus sentimientos bajo control. Las personas emocionalmente inteligentes identifican sus propias emociones y no permiten que la ira o la frustración alimenten el caos. También consideran el punto de vista de la persona difícil y son capaces de encontrar soluciones y puntos en común. Incluso cuando las cosas completamente descarriladas, las personas emocionalmente inteligentes son capaces de calmar a la persona tóxica para evitar que él o ella se sientan abatidos.

No busca la perfección.

Las personas emocionalmente inteligentes no van a configurar la perfección como su objetivo, porque saben que no existe. Los seres humanos, por naturaleza, son falibles. Cuando la perfección es su objetivo, siempre queda una sensación persistente de fracaso que dan ganas de renunciar o reducir el esfuerzo. Se termina por pasar el tiempo lamentando lo que no pudo lograr y lo que debería haber hecho de otra manera en lugar de avanzar, entusiasmado con lo que ha logrado y lo que va a lograr en el futuro.

También te puede interesar: 5 SECRETOS del lenguaje corporal que mejorarán al 100% tus relaciones interpersonales

Aprecia lo que tiene.

Tomarse el tiempo para contemplar por lo que está agradecido mejora su estado de ánimo, ya que reduce la hormona del estrés cortisol en un 23%. Las investigaciones realizadas en la Universidad de California, encontraron que las personas que trabajaban a diario para cultivar una actitud de gratitud experimentaron un mejor estado de ánimo, la energía y el bienestar físico. Es probable que los niveles más bajos de cortisol jugarán un papel importante en esto.

Sabe desconectarse.

Saber regular el tiempo en que se está conectado a la red es muestra de que se es emocionalmente inteligente. Los estudios han demostrado que algo tan simple como una ruptura con el correo electrónico puede reducir los niveles de estrés. La tecnología permite la comunicación constante y la expectativa de que usted debe estar disponible las veinticuatro horas de los siete días de la semana. Es extremadamente difícil disfrutar de un momento libre de estrés fuera del trabajo cuando un correo electrónico va a cambiar su línea de pensamiento y hacerle pensar sobre el trabajo.

Limita su consumo de cafeína.

Beber cantidades excesivas de cafeína provoca la liberación de adrenalina, y la adrenalina es la fuente de la respuesta de lucha o huida. El mecanismo de lucha o huida deja de lado el pensamiento racional en favor de una respuesta más rápida para asegurar la supervivencia. Esto es muy bueno cuando un oso lo persigue, pero no tan grande cuando se está respondiendo a un email. Cuando la cafeína pone su cerebro y el cuerpo en este estado hiper-excitado de estrés, las emociones invaden su comportamiento. La medida controlada de la cafeína asegura a mantenerse de esta manera, ya que toma su tiempo siendo digerida hasta salir de su cuerpo. Las personas emocionalmente inteligentes saben que la cafeína es un problema, y ​​no permiten que saque lo mejor de ellos.

Duerme lo suficiente.

La importancia del sueño radica en que aumenta su inteligencia emocional y la gestión de sus niveles de estrés. Cuando se duerme, el cerebro se recarga, literalmente, arrastrando su cabeza a través de los recuerdos del día, lo que permita que su cerebro los almacene o se deshaga de ellos, para que usted se despierta alerta y lúcido. Aquellos que poseen una inteligencia emocional alta saben que su auto-control, la atención y la memoria están reducidos cuando no obtienen suficiente descanso mediante el sueño. Dormir, para ellos, es una prioridad, que está por encima de muchas otras prioridades.

No permite que lo controlen pensamientos negativos.

Cuanto más presta atención a los pensamientos negativos, más poder que les da. La mayoría de nuestros pensamientos negativos son sólo eso: pensamientos, no hechos. Esta es sólo la tendencia natural del cerebro para percibir amenazas, dar por hecho algo que todavía no pasa, y preocuparse por ello. Sin embargo esto se puede controlar, y eso es lo que hacen las personas emocionalmente inteligentes, tienen la capacidad de separar sus pensamientos de los hechos con el fin de escapar del ciclo de negatividad y avanzar hacia una nueva perspectiva positiva.

No permite que nadie limite su alegría.

Cuando su sentido del placer y la satisfacción se derivan de las opiniones de otras personas, en ese momento deja de ser el dueño de su propia felicidad. Cuando las personas emocionalmente inteligentes se sienten bien acerca de algo que ellos han hecho, no van a dejar que las opiniones de nadie o comentarios sarcásticos los limiten, se alejan de eso que puede hacerlos decaer. Si bien es imposible apagar sus reacciones a lo que otros piensan de usted, usted no tiene por qué compararse con los demás, y las opiniones siempre van a variar. De esa manera, no importa lo que otros están pensando o haciendo, su autoestima viene de dentro.

Opinar