5 aspectos financieros y legales que debes considerar al abrir una pizzería

0

Los restaurantes de la pizza son un camino probado para todo aquel que quiera emprender. La combinación de la demanda demostrada, un modelo de negocio fiable, ingredientes simples y una línea de montaje fácil y racionalizada en la cocina hace que la pizzería sea una opción ideal, incluso para aquellos que se quien iniciar en el negocio de la comida. Deberías, sin embargo, mantener algunas cosas en mente antes de abrir tu propia pizzería.

También te puede interesar: 7 pasos clave para INICIAR tu propio negocio con éxito

1. Los costos de puesta en marcha

Los costos iniciales de abrir un nuevo restaurante desde cero pueden ser sustanciales. Necesitas comprar un horno, equipo de cocina completo, y es posible que debas gastar dinero en adecuaciones y remodelaciones. Si gastas demasiado, tendrás que dedicar una gran parte de tus ventas iniciales para cubrir estos gastos. Si las ventas iniciales no son lo que esperabas, podrías terminar con complicaciones financieras, y no podrás vender suficientes pizzas para pagar las deudas. Trabajar duro para limitar tus costos de puesta en marcha es clave.

2. Socios vs. financiamiento

A menos que estés sentado sobre un montón de dinero, es probable que necesites un préstamo o el apoyo de al menos un socio comercial para abrir tu restaurante. Elige a los socios cuidadosamente y asegúrate de entender lo que esperas de ellos. La mejor parte de recaudar capital con socios en lugar de pedir prestado es que los riesgos serán compartidos. Sin embargo, si tu negocio es exitoso tendrás que compartir los beneficios con tus socios por siempre, o hasta que compres todas las participaciones. Con un préstamo bancario o préstamo personal, puede pagar el dinero, y todos los beneficios son tuyos.

También te puede interesar: 9 diferencias entre ser un LÍDER y un GERENTE

3. Revisa la hoja de balance

Compara tus activos con tus pasivos. Tus activos representan todo lo que tienes en efectivo, en el banco, las cuentas por cobrar, el equipo de capital y el inventario. Los pasivos son todo lo que debes, incluyendo la nómina, pagos de arrendamiento y préstamos pendientes. Esfuérzate por una relación de 1 a 1. Si tu relación de activos a pasivos cae por debajo del 0,7, podrías estar dirigiéndote hacia los problemas.

4. Guarda tus libros

Establecer un sistema robusto de contabilidad, de costos y controles y revisarlo permanentemente es fundamental. Si alguna vez necesitas pedir dinero prestado, te alegrará saber que tienes todo ordenado. Cuando llegue el momento de vender el negocio, será mucho más fácil vender uno con contabilidad robusta que un negocio con pocos registros de sus números.

5. Responsabilidad limitada

Hay un montón de problemas legales que podrían surgir. La persona de los domicilios podría causar un accidente, o un trabajador de la cocina podría resultar lesionado en el trabajo. Alguien podría decir que se enfermó por una pizza que consumió en tu negocio. Si operas como propietario único y te demandan, podrías salir muy perjudicado. Considera separar tus activos personales y financieros constituyendo una corporación o una compañía de responsabilidad limitada. Pagarás una pequeña cuota para establecer una entidad de negocios, pero a menudo vale la pena porque te ayuda a proteger tus activos personales.

También te puede interesar: 8 consejos para INICIAR un negocio con poco o nada de DINERO

Vía | Chron

Opinar