5 Beneficios impresionantes de ESCRIBIR tus METAS

0

¿Te has preguntado alguna vez por qué tus circunstancias no mejoran? ¿Por qué te quedas estancado mientras otros progresan? Esto puede ser debido a que no has escrito tus objetivos ni has creado un plan para lograr estos objetivos. Como tú, yo tenía muchos objetivos en mi mente, que revoleteaban todo el tiempo sobre mi cabeza. Pero estoy aquí que la magia solo ocurre cuando escribes tus objetivos, creas un plan e implementas ese plan. Cuando yo escribo mis objetivos, no sucede que escribo y olvido, sino que tengo que releer, visualizar, sentir y proyectar. Aquí están las cosas que hago.

También te puede interesar: 7 maneras de encontrar significado en su trabajo de nuevo

  • Escribo un objetivo en una tarjeta que llevo en mi bolsillo para revisar frecuentemente.
  • Escribo el objetivo una y otra vez hasta que lo tengo memorizado.
  • Una vez es memorizado el objetivo, es más fácil visualizarlo de manera frecuente.
  • Mi visión del objetivo realizado me lleva a tomar acción para que las cosas se materialicen.
  • Poner acción en este objetivo me lleva a los resultados deseados.

.
Cuando hago este proceso de manera consistente, 5 cosas suceden en mi mente.

1. Creencia

Mi objetivo podría parecer difícil de alcanzar, increíble y no realista. Estoy aquí para decirte que cuando tú ves las cosas y las crees, entonces puedes lograrlas. La repetición de los pasos mencionados, se convierte un factor importante para que mis metas se conviertan en creencias. Leer, escribir y ver mi objetivo una y otra vez, me garantiza creer y con mi creencia yo sé que puedo lograrlo. Mi creencia enciende el deseo, y el deseo me lleva a la acción, luego la acción desencadena los resultados. No importa cuánto tiempo te tome, ni cuantos objetivos tengas superar, en la medida en que tu creencia y tu fe no vacilen, serás capaz de alcanzar tus metas. Alcanzarás tus metas, es inevitable a menos que renuncies.

2. Visión

Ahora que mis creencias sobre mis metas son más fuertes que nunca, es más fácil para mi visualizar mis objetivos logrados. Escribo mi visión en detalle para poder formalizar las imágenes en mi mente. Se convierte casi imposible no visualizar mi objetivo cuando aplico los pasos mencionados arriba. Del mismo modo la repetición desempeña un rol importante en la creación de una imagen favorable de los objetivos como algo que ya ha sido alcanzado.

También te puede interesar: 7 Cosas que los EQUIPOS exitosos hacen todos los días

3. Excitación

Si alguien me dijera que no hay modo de que falle en mis objetivos, seguramente estaría excitado acerca de los mismos. La realidad es que, con mi creencia y visión, mis metas son realmente alcanzables e inevitables a menos que yo renuncie. Seguramente existirán algunos obstáculos en el camino, pero en la medida en que permanezca en mi curso, lograré mis objetivos. Al saber esto, en un principio, sentí la excitación de por el hecho de que podía estar seguro de que iba a lograr mis metas y que solo era cuestión de tiempo para que esto sucediese. Naturalmente tengo que aplicar la acción al objetivo planteado, de otra manera no sería más que pensamiento deseoso. La excitación de tener en mi mente la idea de que mi objetivo es algo ya conquistado, me lleva a tener buenos sentimientos, lo cual me permite tener una gran vibración en mi cuerpo que me llena de energía suficiente para convertir mis metas en realidad.

4. Conciencia

Los pasos que he expuesto arriba han creado dentro de mí tres cosas: Creencia, visión y excitación. Ahora la conciencia entra en juego. Mi mente y mis hábitos son tan consistentes acerca de leer, escribir, visualizar y oír mis objetivos, que ahora me he vuelto más consciente de cuando no estoy pensando en ellos. Esto me lleva a poder enfocarme de vuelta a mis objetivos, con las imágenes y pensamientos en mi mente. Estoy en un buen lugar cuando soy consciente de los diferentes sentimientos que afloran de mi todos los días respecto a mis objetivos. Esto significa que si estoy teniendo un mal momento o un mal sentimiento, puedo ser consciente de eso y cambiarlo de manera positiva. Cuando estoy en un estado positivo, entonces me enfoco en mi objetivo.

Estas vibraciones positivas me ayudan a atraer mi objetivo hacia mí.

5. Resultados deseados

Cuando se trata de mis objetivos, mis pensamientos encienden buenos sentimientos y estos buenos sentimientos me llevan hacia la acción que causa los resultados deseados. Existe una ley llamada la ‘Ley de la Acción’. La ley de la acción declara que la acción debe ser empleada en orden de que podamos manifestarnos en La Tierra. Debemos comprometernos en acciones que apoyen nuestros pensamientos, sueños, emociones y palabras. Estar emocionado acerca de lograr mis metas hace que pueda tomar acción más rápidamente. Al saber y entender esta ley universal, mi objetivo ya es mío, y es solo cuestión de tiempo antes de que se convierta en realidad.

También te puede interesar: El Top 10 de las resoluciones para el éxito y la felicidad en el 2017

*Este artículo fue escrito por Morice Mabry

Vía | Life Coach Spotter

Opinar