12 lecciones sobre emprendimiento que me enseñó Tony Robbins

0

La icónica figura comparte palabras de sabiduría que pueden beneficiar a todos los emprendedores.

También te puede interesar: 10 razones para ser un EMPRENDEDOR en vez de ser un empleado

Nos sentamos dentro de la librería del Oheka Castle, el castillo y hacienda de estilo francés de 127 alcobas en el norte del estado de Nueva York, esperando a que nuestro primer mentor llegue. Los cinco emprendedores sentados junto a mi, todos ganadores de la más reciente competencia de construcción de negocios “Shopify”, quienes se aventajaron del software de comercio por internet para construir un negocio de altos ingresos en tiempo record, dándole una paliza a otros miles de mercaderes en competencia.

La puerta de la librería se abrió y entró nuestro primer mentor: Tony Robbins.

El icónico autor, dueño de negocios y filántropo, fue el primero entre nueve mentores en llegar. Parándose con sus más de dos metros, su altura sobrepasaba la del resto de nosotros. Su altura física nos cautivo, pero la altura que ha alcanzado en su carrera profesional lo hizo aún más. Durante las siguientes dos horas, Tony nos compartió en exceso sus percepciones.

A continuación solo un poco de los muchos consejos dignos de considerar que nos compartió.

1. La gente genial conoce gente genial

Si estás inseguro sobre donde encontrar el mejor nuevo contrato, solo pregunta. Encuentra a la mejor persona que puedas en el campo en el que quieres el contrato, pregunta a quien recomendarían y con su ayuda esboza el criterio que deberías buscar en otros.

2. Recuerda las seis necesidades básicas del ser humano

Todos nosotros necesitamos sentir certeza, incertidumbre, significado y amor, así como experimentar crecimiento y sentir que estamos contribuyendo a algo. La mayoría de las personas se enfoca en dos. Tienes que poner juntos a los que tienen necesidades en común.

También te puede interesar: 4 errores comunes que los EMPRENDEDORES jóvenes cometen

3. Un buen candidato no es suficiente

Encuentra a alguien que pueda hacer el trabajo y que a su vez su rol se alinee con sus logros a largo plazo y así se refuerce el trabajo. Una vez que encuentras a alguien bueno cuyas metas a largo plazo se alinean con las de la compañía, vete al carajo y déjalos trabajar.

4. Se el dueño del negocio, no el operador del negocio

Si estás estresado por tu negocio, eres el operador del negocio, no el dueño. Una vez que dejas de trabajar, el negocio para de trabajar. Necesitas ser estratégico y construir algo que pueda andar sin ti.

5. Los ganadores anticipan, los perdedores reaccionan

No es suficiente con hacer lo bueno, tienes que hacer lo bueno a tiempo. Hay retos tradicionales y la clave es acercarse a la gente que ya jugó el juego para conocer cuales son los obstáculos y así poder evitarlos.

6. Olvida las ganancias. Todo se trata de efectivo

Si, necesitas a un contador o un CPA que pueda decirte tus ganancias, pero recuerda que las ganancias son solo una teoría contable. Lo que realmente necesitas es un CFO que pueda interpretar toda la información en medidas prácticas que importan (como el efectivo).

7. Recuerda la historia del Mel Fisher

Durante 17 años Mel Fisher buscó oro sin una respuesta positiva. A pesar de eso, cada día trabajaba para encontrarlo. El hizo esto porque sabía (1) que el oro estaba allí (2) el sabía que lo iba a encontrar y el (3) sabía que valía la pena. Sin esos tres componentes ningún empresario resistirá largo tiempo.

8. Rechaza oportunidades

Si eres inteligente, vas a tener muchas posibilidades en el camino. Tienes que ser lo suficientemente disciplinado para no hacer demasiadas cosas a la vez y muy rápidas, porque no serán muy fuertes. Independientemente de que tan buen emprendedor seas.

9. Identifica tu cliente ideal

Si no sabes exactamente quien es tu consumidor, para el punto en el que puedas localizarlo en la calle, tu no estarás determinando una meta lo suficientemente profunda.

También te puede interesar: 7 consejos clave que debe seguir todo joven EMPRENDEDOR

10. Deja que los fans locos le den una paliza a los clientes satisfechos

Un cliente satisfecho es solo eso: alguien satisfecho. Ellos probablemente vuelvan, probablemente no. Un fan enloquecido es alguien tan impresionado por el nivel del servicio ofrecido que no puede parar de contarle a otros sobre esto.

11. Da el trato 80/20

Tiempo atrás cuando manejaba mi marca de parrillas de oro, tenía consumidores de docenas de países, pero el 80 por ciento eran de estados sureños. Vendí docenas de productor pero 4 de mis parrillas – específicamente, mi parrilla final y la parrilla de oro rosa – sumaban el 80 por ciento de las ventas. Determina las áreas claves para enfocarte y atacarlas.

12. Ejercita el altruismo

Hay un mito que dice que actuamos solamente por nuestros propios intereses. La verdad es que actuamos más para ayudar a otros que a nosotros mismos. Tu sabes establecer una meta de negocio, pero es importante que establezcas una meta altruista ambiciosa que te motive a ir aún más lejos.

Por Brian Roberts

Opinar