Cómo esta ambiciosa emprendedora de 19 años comenzó su start-up a los 16

0

Ayer fue uno de esos días en los que me sentí realmente viejo. Conocí a una empresaria y CEO que empezó su carrera de emprendedora cuando solo tenía 16 años, mientras ella estaba todavía en la secundaria. Hoy ella es alguien cuyos éxitos resuenan para inspirar a otros.

También te puede interesar: ¿La compañía más grande del internet del futuro será una escuela en línea?

La CEO de Savy, Disha Shidham, es una mujer ambiciosa con muchos sueños. Uno de esos sueños le dio vida a Savy, una herramienta que democratiza tu experiencia de compras en internet. Savy te deja que le coloques precio a un artículo que deseas comprar y te da una notificación a tu correo electrónico una vez que dicho artículo ha llegado a ese precio.

Savy fue fundado con un eslogan: “Tu estilo, tu precio”. Ellos tienen ahora más de 200 vendedores minoristas a los que les puedes comprar. Si te gusta un artículo, pero este es demasiado costoso, puedes colocar el precio que estes dispuesto a pagar y tu correo electrónico. Una vez el artículo haya llegado a ese precio se te enviará una notificación por correo electrónico.
Savy se orienta a cultivar relaciones entre los negocios y los visitantes de la página web, en otras palabras es una ventana de compras. Ya que el precio es tan importante para los clientes y los vendedores, parece algo muy bueno obtener la perspectiva de los clientes.

Un extracto de la entrevista a esta joven emprendedora

Disha es una inspiración para todos aquellos que desean ser emprendedores. Su historia no solo es una historia de éxito, sino también una iluminadora. Me tome el tiempo para aprender de ella y entender cómo logro apalancar varios recursos cómo joven emprendedora.

Gracias por tomarte el tiempo para hablar conmigo, Disha! Así que dime, ¿Cuándo empezó tu aventura de emprendimiento?

Hola Saheed, muchas gracias por tu invitación.

Cuando yo tenía 16 años, en el verano de 2014, participé en el programa Launch Summer Program del Instituto Tecnológico de Massachusetts, el cual es un programa de 4 semanas de emprendimiento para jóvenes de secundaria. Estas 4 semanas fueron realmente mi introducción al mundo del emprendimiento (ya que mi escuela no ofrecía clases de emprendimiento ni programas similares) y realmente me enamoré de la idea de construir algo con mi propio sudor y lágrimas y ver cómo añadía valor a las vidas de las personas. Emprendimiento encajaba perfectamente con lo que yo era y con lo que yo quería ser en el futuro.

¿Qué recursos encontraste cuando empezaste tu carrera de emprendimiento?

Como el programa del MIT es obviamente uno, me dio el sabor del mundo de las start-ups. Mi consejo a cualquier joven emprendedor sería definitivamente empezar allí. Después del programa del MIT, decidí que quería continuar con la idea que había desarrollado, de manera que participe en un programa llamado Catapult Ideas, una incubadora de negocios para jóvenes de secundaria, el cual me ayudó a mejorar mi idea.

Yo aconsejaría a los emprendedores jóvenes, o a cualquier emprendedor en general, que busque ayuda dentro de su comunidad. Para mí específicamente, un ejemplo de cuando hice esto fue cuando encontré a la representante estatal Stephanie Kunze, quien es parte de la cámara de Ohio, y ella me invitó al primer evento de Empoderamiento Femenino en Emprendimiento en ese estado.

Desde allí, fui capaz de ganar contactos para potenciar mi startup. Fui incluso capaz de hablar en con el presidente de la cámara de Ohio, Cliff Rosenber, y con la vicegobernadora de Ohio, Mary Taylor, acerca de mi proyecto y del tema de incrementar la diversidad en los negocios.

¿Cuáles fueron los obstáculos que tuviste que superar como joven emprendedora?

En el comienzo, fue difícil superar la etiqueta de “joven emprendedora”- Muchos descartaban mi compañía porque no pensaban que fuese un proyecto serio. Pero al final, si tu compañía está ganando movimiento y si conoces tu mercado, aquellos que te han dicho que no pronto verán que han estado equivocados.

Verdaderamente, la cuestión más importante, la cual estoy segura que cientos de emprendedores han mencionado es “¿Tus clientes aman tu producto?” Toma una gran cantidad de trabajo llegar a un lugar donde tus clientes están fidelizados con tu producto- Pero una vez que llegas ahí, nadie será capaz de descartar tu compañía.

Tú mencionaste que decidiste tomarte un tiempo antes de ir a la Universidad. ¿Qué te hizo tomar ese salto?

Durante mi último año de secundaria yo estaba haciendo malabares entre los estudios y mi negocio (que por entonces había llamado TacBoard) y frecuentemente sentía que lo que hacía se veía comprometido cuando estaba muy ocupada en la Escuela o en el negocio. Yo odiaba ese sentimiento de producir un trabajo insuficiente (Soy una perfeccionista) y sabía que la oportunidad de la escuela siempre estaría disponible para mí, pero en una empresa solo tienes la opción de crecer o estancarte, de manera que sabía que no podía poner mi negocio en espera.

Así, terminé haciendo las cosas realmente muy bien en unas cuantas asignaturas en las cuales participé: Catapult (la cual ya había mencionado) y Draper University (un programa de emprendimiento de seis semanas, en Silicon Valley dirigido por un billonario ecléctico llamado Tim Draper, inversor en Tesla, SpaceX, Skype y Hotmail) Yo sobresalí en los eventos de estos programas, lo cual alimentó mi resolución para tomar más tiempo para estos que para las asignaturas convencionales del Colegio.

Vaya, así que estuviste en frente de un billonario. ¿Cómo fue esa experiencia?

Realmente fue una experiencia bastante nerviosa. Nunca me considere a mí misma particularmente buena para hablar en público, pero desde ese momento, en cualquier oportunidad en que me encuentro hablando frente a una multitud me recuerdo a mí misma hablando frente a este billonario y que él pensó que yo hablaba bien. Todo se trata de pensamiento positivo.

*Este artículo fue escrito por Choe Chong para LifeHack.org.

Opinar