Cómo liderar con risa

0

Incorporar el humor en el lugar de trabajo produce beneficios reales para los empleados y las organizaciones, incluyendo la reducción del ausentismo, la mejora de las habilidades para resolver problemas, el aumento de la producción y la persistencia, y un impulso en la creatividad.

También te puede interesar: 5 habilidades necesarias para ser un LÍDER exitoso

Eso es genial, pero ¿y si no eres tan gracioso? Si tú eres el comediante corporativo o si eres un gerente más serio, aquí hay un modelo para ayudarte a agregar ligereza a tu lugar de trabajo.

1. Predicar con el ejemplo

Trata de no tomarte demasiado en serio. Eso significa hacer cosas como participar en esos constructores de equipos ridículos o incluso burlarte de ti en alguna ocasión. ¿Mal día con tu cabello? ¿Manchaste tu camisa? ¡En lugar de tratar de encubrirlo todo el día, preséntalo! Una vez derramé un termo de café en mi regazo, y en lugar de dirigirme directamente al baño, me detuve en el vestíbulo, donde estaban varios empleados, y mostré mi estupidez. Inmediatamente, el nuevo y silencioso empleado que aún no había conocido agitó su cabeza y dijo: “¡Te dije que consultaras a un médico al respecto!”, Lo que hizo reír a todos. A partir de entonces, parecía más a gusto a mi alrededor como supervisor, y nuestra relación se sintió más genuina.

2. Pedir ayuda

Si el humor no es lo tuyo, siempre hay alguien a quien le encantaría hacerse cargo de la tarea. De hecho, una vez que lo unges como el “Jefe de Humor”, “Reina de la Comedia” o como quieras llamarlo, ¡probablemente no te dejen en paz con todas las ideas que tienen! (¿Ya puedes imaginar quién es esta persona?)

Incluso puedes combinar los primeros dos consejos. Liderar con el ejemplo podría ser tu forma de pedir ayuda. Un ejecutivo que conozco que no es bueno para ser gracioso en el lugar tuvo una idea brillante. Pidió a los colegas con los que estaba cerca que lo molestaran más a menudo delante de los empleados que cuando estaban solos para que la gente pudiera ver que era tranquilo y que podía reírse de sí mismo.

También te puede interesar: Las cualidades de un líder realmente humilde

3. Divertido más divertido

Para la mayoría de nosotros, esforzarnos demasiado para ser graciosos lleva a más gemidos y más vuelcos que risas. Si quieres hacer reír a la gente, en lugar de tratar de ser gracioso, haz que se diviertan. Según Robert Provine, profesor de neurobiología y psicología, somos 30 veces más propensos a reír en grupos que cuando estamos solos. La clave es involucrar a las personas en actividades donde puedan jugar e interactuar entre ellos, como hacer una comida juntos, hacer un proyecto de servicio, asistir a noches de trivia, shows de talentos o participar en actividades divertidas.

4. Cuenta tu historia

Poner humor al trabajo no tiene que ser una operación encubierta. Ganarás más tracción si simplemente le dices a la gente tu objetivo. Hazles saber que esperas que sea un lugar más divertido para trabajar y probablemente obtengas ideas de ellos. Esto también muestra a las personas que estás tratando y te preocupas por ellas.

Cuenta tu historia a posibles empleados y clientes también. ¿La diversión o el humor se reflejan en los valores de tu empresa? ¿Qué tal en publicidad, páginas de Facebook y tweets? ¿Qué hay de las descripciones de trabajo? Junto con las habilidades técnicas, agrega que estás buscando a alguien con un “sentido del humor” o que valoras un “ambiente de trabajo creativo y divertido”.

5. Ganártelo

Ahora has leído la mayoría de un artículo (felicitaciones por cierto) sobre la importancia del humor en el trabajo. Desafortunadamente, eso no te da la licencia para pasar el día practicando juegos o viendo videos de YouTube de gatos cayendo en tanques de peces. Antes de que puedas ser tonto, tienes que ser bueno.

Un estudio del 2012 de Bell Leadership Institute encontró que cuando se les pide a los empleados que describan las características de los líderes en sus organizaciones, “ética de trabajo” y “sentido del humor” se mencionan dos veces más que cualquier otro rasgo. La gente debe verte como confiable primero, entonces tu tontería será aceptada como un alivio bienvenido en lugar de una molesta distracción.

También te puede interesar: 5 consejos para manejar el CRECIMIENTO explosivo de tu compañía

6. Rituales

No se puede cambiar la cultura corporativa con solo un tablero de anuncios o una tabla de ping pong. La cultura de una empresa se define por sus rituales, que se producen anualmente, mensualmente, semanalmente y diariamente. Una fiesta de fin de año anual es genial, pero si ese es el único evento divertido durante todo el año, no estás afectando la cultura.

Vía | Success

Opinar