9 maneras de decir NO a la negatividad

0

Cuando naturalmente tu eres el tipo de persona que ve el vaso medio vacío, las personas a tu alrededor te gritan “¡Piensa en positivo!” Esto puede hacer que te sientas como si fueras alguien que carga con algo muy negativo encima. Antes de implementar estrategias de positividad y ​​cosechar sus beneficios de mejorar la salud, mejorar las relaciones y darte más felicidad, hay que empezar por disminuir la negatividad.

También te puede interesar: 7 pasos clave para INICIAR tu propio negocio con éxito

Recogimos los mejores consejos para la reducción de la negatividad de psicólogos, entrenadores y autores para ayudarte a identificar tus hábitos de ver las cosas desde la perspectiva negativa y comenzar a cambiar. ¡Hay un lado brillante esperándote!

1. Establece metas razonables

“Muchas personas que ven el lado negativo de las cosas también tienden a desanimarse porque establecen metas enormes e intimidantes que son difíciles de alcanzar”, dice Lavinia Lumezanu, un ejecutivo de marketing y entrenador de liderazgo. Así que en lugar de decir: “¡Voy a escribir un libro este año!” Empieza con un objetivo de inscribirte en una clase de escritores o completar tres páginas del mismo. La satisfacción de alcanzar estos objetivos más pequeños te motivará para alcanzar los siguientes.

2. Convierte los “problemas” en “desafíos”

Las palabras son muy poderosas, dice Kristi Ling, autor de Empower Your Day: claves para crear más felicidad, energía y éxito a través de mañanas positivas. “Intenta crear una lista de palabras negativas o frases que usas con frecuencia y reemplázalas por otras que sean un poco más positivas”. Si te quejas regularmente de problemas, por ejemplo, empieza a referirte a ellos como desafíos. Elimina la frase “Debo…” de tu vocabulario, también, y reemplazalo con “Yo podría elegir a…”, dice la consejera de salud mental Carol Patterson, una terapeuta en Vancouver, Washington. “Elegir” te pone en el asiento del conductor, como en “Podría elegir ponerme esta ropa ahora para que pueda relajarme esta noche”. Aunque puede parecer simple semántica, las palabras que usas todos los días en tu auto-charla pueden tener un efecto real en tu actitud.

3. Restablece la respuesta predeterminada

Las personas que son naturalmente negativas tienden a usar el no como su primera respuesta a nuevas ideas y experiencias, dice Lynette Louise, una terapeuta de retroalimentación neuronal. “En parte, lo hacen para ganar tiempo mientras toman una decisión, pero luego terminan defendiendo la opción ‘no’ y se aferran a ella, incluso en momentos en que no tienen la razón“. Por supuesto; dame un minuto”, sugiere. Luego trata de encontrar una buena razón para decir que sí antes de decir que no.

También te puede interesar: 6 pasos fundamentales para INICIAR tu propio negocio

4. Mostrar ese premio

“Puede ser importante tener recordatorios físicos de la positividad en el medio ambiente”, dice Frank Addonizio, Ph.D., vicepresidente de Servicios de Asesoría Clínica Global para Workplace Options, una compañía de servicios para la vida laboral de empleados en Raleigh, Carolina del Norte. Cualquier cosa que te recuerde los logros del pasado como premios, escritura publicada, una tarjeta de visita, relaciones satisfactorias, fotos, ilustraciones de tus hijos o atributos personales positivos, tal vez un regalo o una carta de un cliente apreciativo o un jefe que detalla algunos de tus talentos.

5. ¡Levanta las manos!

Históricamente, los seres humanos y otros animales han expresado su poder a través de grandes posturas abiertas. Piensa en un pavo real abanicando su cola o un negociador de pie y enderezándose mientras su oponente se sienta. La impotencia también se transmite a través del lenguaje corporal; pensar en niños asustados rizados en la posición fetal, o una persona tímida con los hombros desnudos y los ojos abatidos. Estar de pie alto y extender los brazos podría hacerte parecer más grande y más poderoso.

6. Ser un pensador crítico, no una persona crítica

“Tengo un cliente que luchó con siempre ver lo negativo en todo”, dice Elaine Taylor-Klaus, una entrenadora de vida. “Nos dimos cuenta de que su cerebro estaba conectado como un pensador crítico. Ella aborda todo críticamente, y eso puede ser algo bueno. Sólo tenía que trabajar para recordar que una oportunidad de mejora no es una crítica. Algo no puede ser de la manera en que lo imaginó y no estar equivocado. “Si eres un pensador crítico y analítico, Taylor-Klaus dice, reconoce que es probable que tengas el pensamiento crítico primero, pero practica redirigir esos pensamientos preguntándote, ¿Qué más es también cierto acerca de esta situación o dilema personal?

7. Despierta en el lado derecho de la cama

Cuando te despiertas, es fácil empezar a pensar en todas las cosas que tienes que hacer ese día o quejarte de cómo los niños te mantuvieron despierto toda la noche. En lugar de dejar que tu cabeza se vaya a esos lugares negativos, Shawn Anderson, autor de Extra Mile America: Historias de Inspiración, Posibilidad y Propósito, sugiere hacerte tres “preguntas en la mañana”:

  • ¿Qué estoy emocionado(a) de hacer hoy?
  • ¿A quién puedo animar o servir hoy?
  • ¿Por qué estoy agradecido(a)?

Pensar en todo lo que tienes o por lo que estás entusiasmado puede cambiar tu perspectiva y actitud durante todo el día.

También te puede interesar: 4 PREGUNTAS poderosas que te ayudarán a REENFOCAR tus objetivos

8. Desintoxicación de malas noticias

No estamos sugiriendo que vivas en un agujero o que pretendas que la lucha y la tragedia no existen, pero hasta que puedas construir alguna inmunidad a la negatividad que la noticia de la tarde puede ofrecer, podrías tomar un descanso de ella, sugiere Colene Elridge, un entrenador de vida en Lexington, Ky. Si es Facebook los que te está desanimando, podrías suspender tu cuenta. Resiste el impulso de leer los terribles detalles del último accidente o secuestro.

9. Suelta tus distorsiones

Hay cosas negativas en el mundo. Algunas personas “que ven todo gris“ son escépticos de centrarse en lo positivo en el miedo de ser “delirantes” y no ver esos aspectos no tan positivos con seriedad, dice Elizabeth Lombardo, Ph.D., autora de A Happy You: Your Ultimate Prescription for Happiness. Pero todos tenemos distorsiones del pensamiento cognitivo que pueden alterar nuestras percepciones de la realidad, dice ella, quizás haciendo que los negativos aparezcan como un espejo grande.

Algunas distorsiones comunes incluyen la lectura de la mente, cuando asumes que sabes lo que otros piensan (alguien te pide almuerzo, por ejemplo, y asumes que es porque él se siente mal contigo); cuando predices el futuro de manera negativa y luego reaccionas como si esa predicción fuera inminente (asumes que una próxima reunión de la compañía significa que estás siendo soltado y comienzas a hablar mal a tu jefe y a ignorar el trabajo); o pensamiento dicotómico, en el que todo es todo o nada (Todo el mundo piensa que soy un perdedor o en nadie se puede confiar). Reconoce cuáles son tus distorsiones y ve si puedes ver las circunstancias a través de una lente más clara y útil.

Vía | Success

Opinar