Cómo crear una compañía MULTIMILLONARIA con tan solo 300 dólares

0

¿Qué se puede comprar con $300 dólares hoy día? ¿Dos semanas de comida? ¿Unos zapatos lujosos? ¿Una marca multimillonaria para el cuidado de la piel? Eso es lo que hizo Susan Ciminelli la primera vez que decidió ahorrar algo de dinero: “Yo comencé mi compañía con 300 dólares y la convertí en un negocio multimillonario que hoy continúa creciendo.

También te puede interesar: 5 maneras de convertirte en una AUTORIDAD en tu campo

Así que: ¿Cuál es su secreto? Echemos un vistazo a los consejos que nos da la gurú del cuidado integral de la piel y emprendedora, Susan Ciminelli, para construir un exitoso negocio con tan solo 300 dólares.

1. Conoce tu mercado

El éxito de Susan no fue precisamente de la noche a la mañana. Ella no se estrelló con esas oportunidades grandiosas que uno ve en las películas, ni tuvo un benefactor anónimo, ni se ganó la lotería. Ella cree que tener un conocimiento profundo conocimiento del mercado fue crucial para su éxito.

Después de trabajar para varias compañías francesas del cuidado de la piel, Susan sintió que las necesidades de las mujeres no estaban siendo satisfechas por los productos que les eran ofrecidos. Ella sabía que podía entregar mejores resultados para los problemas del cuidado de la piel enfrentado los problemas raíz que causaban dichos problemas. Y ella tuvo una buena idea para llegar a las clientes.

“Usamos la vanidad como una manera de llegar a la conciencia de las personas y para lograr que estas tomen un mejor cuidado de ellas mismas, empezando con la dieta, el estilo de vida y con un lujoso, natural y poderoso régimen que entrega resultados visibles al instante para la piel”.

2. Establece objetivos claros

Conocer el mercado en el que estás operando y el vacío que tu producto está llenando en ese mercado es el primer paso para el éxito. Pero ser capaz de parar un momento y ver la imagen completa para establecer los objetivos concretos a los que quieres llegar también es vital. Muchos emprendedores cometen el error de meterse demasiado en sus proyectos pero olvidando mantenerse enfocados en los que ellos quieren lograr en el largo plazo.

También te puede interesar: 7 Cosas que los EQUIPOS exitosos hacen todos los días

Si no estableces una clara visión de lo que quieres lograr (En el caso de Susan, revolucionar la industria del cuidado de la piel) Nunca serás capaz de lanzar algo más que sea un mero entretenimiento.

3. Se auténtico

Si tu quieres lanzar una línea del cuidado de la piel como hizo Susan, o un negocio de consultoría de marketing en línea, permanece seguro de añadir tu propia personalidad. Tú no tienes que poner al dominio de tu página web tu propio nombre o lanzar profesionalismo por la ventana. Pero se entusiasta y auténtico sobre lo que haces.

Si no sientes pasión por tu propia vida (o producto) entonces nadie más lo estará tampoco. Los millennials son bastante duros y se están convirtiendo en consumidores bastante exigentes. Tú podrías tener el producto más impresionante de la ciudad, pero si tu marca falla en inspirar o impresionar, tu podrías estar vendiendo también calcetines viejos.

Lo mismo aplica para tu sitio web, blog y otros contenidos de marketing. Asegúrate de que tu producto único sea algo que la gente quiera compartir con otros. Lleva tu propia personalidad a tu marca y ten una idea clara de aquello por lo que estás trabajando, que sea algo que tenga identidad. Susan afirma de manera entusiasta: “Mi marca trabaja para potenciar la belleza desde adentro”.

4. Crea una red y hazla crecer

Casi todo el material que cualquier emprendedor leerá por estos días habla de encontrar una red y hacerla crecer. Fortalécete en los números y encuentra personas que piensen de manera similar a ti, quienes te ayudarán a impulsar tu proyecto hacia adelante. Tener una red de apoyo es vital al momento de encontrar inspiración, compartir ideas e impulsarte en los momentos que sientes que deberías renunciar. Asegúrate de hacer crecer tu lista de clientes y de recompensarlos por su fidelidad. Una vez que comiences a hacer. Una vez que consigas que la gente empiece a visitar tu sitio y a compartir tu contenido, pon atención a los detalles. Diseña ofertas concebidas especialmente para tus clientes y haz crecer los defensores de tu marca.

5. Ten un gran producto

Mientras esto podría sonar como algo obvio, muchos emprendedores fallan en seguirlo porque simplemente creen que su producto será popular, o tratan de lanzar un producto revolucionario sin competencia, pero hay un problema con los productos sin competencia: probablemente eso signifique que no hay lugar en el mercado para el producto.

También te puede interesar: 5 Pasos para dominar cualquier HABILIDAD rápidamente

La clave está en vender un producto que solucione una necesidad real, y que tenga una identidad propia detrás del mismo con la que la gente se pueda identificar. Susan permanece sobresaliendo en un mercado de belleza saturado por ser la primera marca que ofrece tratamientos holísticos para el cuidado integral de la piel.

“Mi método es trabajar holísticamente en los clientes, ayudándolos a entender la causa de su problema de la piel y entonces enseñarlos a arreglarlo de manera natural”.

Comenzar tu propio negocio puede ser algo abrumador y si tiendes a sobre analizar cada detalle entonces nunca podrás empezar realmente. La gran clave para comenzar un negocio propio es (sin ninguna sorpresa) atreverse a empezarlo. Así que simplemente hazlo. Tú puedes enfrentar los desafíos sobre la marcha y hacer mejoras en la medida en que vas avanzando. Mantén estos consejos en tu mente y piensa sabiamente antes de gastarte tus siguientes 300 dólares.

*Este artículo fue escrito por Molly Reynolds para The Huffington Post

Opinar