10 atributos increíbles de los multimillonarios que hicieron sus propias fortunas

1

Es muy fácil pensar que multimillonarios que hicieron su fortuna por su propio esfuerzo simplemente tuvieron suerte.

También te puede interesar: Mark Zuckerberg sobre la importancia de tener un propósito

Tal vez estaban en el lugar correcto en el momento adecuado. O tal vez se tropezaron con un descubrimiento que les hizo ganar un montón de dinero de la noche a la mañana.

Pero he tenido la increíble fortuna de estar y consultar personalmente a un gran número de millonarios hechos a sí mismos.

Cada multimillonario hecho a sí mismo que he conocido o estudiado tiene algo en común. Su éxito no tiene nada que ver con la suerte o con estar en el lugar correcto en el momento adecuado. Todos ellos traen un conjunto único de atributos que les permiten ver cada oportunidad que se encuentran.

Tal vez hayas visto o escuchado de emprendedores de la talla de Steve Jobs, Elon Musk, Richard Branson u Oprah Winfrey, y mucho tiempo atrás haya escuchado de Andrew Carnegie, Henry Ford o John D. Rockefeller. Pero aquí está la parte interesante… ¿qué cualidades tienen o tenían estas personas que podrías desarrollar para llegar a la cima del éxito?

¿Qué es lo que tienes en ti que puede convertirte en una de esas personas con la capacidad casi mágica de ver el futuro y hacer que suceda, a la vez que hacen un montón de dinero en el proceso? Descubre los aspectos positivos (y negativos) a través de 10 atributos que tienes (o tuvieron) los multimillonarios hechos a sí mismo:

1. Tienen una alta sensibilidad y conciencia

Cada una de estas personas tiene sus propias sensibilidades únicas y una mayor conciencia que puede parecer extrasensorial: todo, desde el diseño y funcionalidad debe tener un tono perfecto, como la calidad del aire y del agua.

También te puede interesar: 3 formas en la que los millonarios PIENSAN muy diferente a ti

Esto se refleja en la obsesión que tienen por la perfección y por el trabajo bien hecho en cada una de sus empresas.

2. Están centrados en el futuro

Los empresarios hechos a si mismos son visionarios. Sin embargo, generalmente al principio de su vida fueron “bichos raros” o soñadores sin esperanza. El diferenciador real entre el visionario y el “soñador sin esperanza” es la visión y la capacidad de rodearse de las personas correctas que les ayudan a hacer sus sueños una realidad.

3. Tienen una alta capacidad de procesamiento

Tienen la capacidad de procesar todo lo escuchan, leen, perciben o ven de manera muy rápida, consumiendo y conservando la información más rápido y en mayor cantidad que otras personas. Este atributo los impulsa a buscar y recopilar grandes cantidades de datos, independientemente de sus limitaciones físicas o cognitivas. Pueden incluso parecer máquinas, autómatas o individuos obsesivos. Han encontrado simplemente formas de procesar y analizar la información que recogen con el fin de proyectar una visión clara, tomar acciones y decisiones constructivas de manera eficiente.

4. Son persistentes y adaptables

Mantienen una capacidad de adaptación permanente por asumir nuevas tareas, iniciativas, empresas o incluso carreras (piensa en el nuevo enfoque de Bill Gates en la filantropía o la transición de Donald Trump a la política). Sin embargo, la mayoría de ellos tuvieron dificultades para adaptarse a ciertas situaciones, como a la escuela o a entornos sociales nuevos al principio de sus vidas. Sin embargo, ellos desarrollaron una capacidad de adaptación permanente a nuevas tareas y carreras, y este atributo les permitió lograr los resultados deseados.

5. Poseen un enfoque intenso en los resultados

Todos hemos oído las historias: Steve Jobs y su trabajo casi religioso para perfeccionar el Macintosh o Bill Gates cerca de la linea de adicción al trabajo. Hay muchos ejemplos de multimillonarios hechos a sí mismos siendo vistos como superhumanos con el fin de dejar su huella en el mundo. A menudo, se retiraron y se aislaron con el fin de hacer las cosas. Aunque esto puede parecer obsesivo, compulsivo, combativo o hasta antisocial, la clave es que estos individuos hiper-exitosos siempre dirigían su trabajo hacia la excelencia.

6. Sortean con el sesgo de la mejora

Como individuos enfocados en el futuro, los millonarios hechos a sí mismos ven el mundo como debería ser, no como lo que es hoy. Ellos ven lo que debe ser modificado, mejorado o evolucionado. Dada la posibilidad de elegir entre mantener las cosas como están o cambiarlas para mejor, casi siempre elegirán lo último. Pero el deseo de mejora sin una estructura subyacente puede recaer en la “parálisis de mejora”, donde los productos o ideas se refinan sin fin, sin realmente avanzar. Pero el multimillonario hecho a sí mismo se mantiene centrado en el resultado previsto sin evadir el compromiso de mantener a la empresa avanzando.

7. Experimentan

Sí, los millonarios hechos a sí mismos aprenden a través de los libros, sin embargo realmente buscan aplicar su aprendizaje, experiencias y experimentos; de lo contrario, no se siente impulsados. Como los niños, que son desafiados con la experimentación. Crear experiencias y hacer experimentos con sus productos y conocimientos, esto les da la confianza para impulsarse aún más, validar lo que han aprendido y reforzar las creencias en sus visiones del futuro.

También te puede interesar: 4 Cosas simples que cada equipo quiere de un líder

8. Perciben conexiones

Cuando la mayoría de la gente está unida en una sola creencia, se necesita un cierto tipo de persona para ofrecer contradicciones o alternativas. Los millonarios hechos a sí mismos tienen una enorme capacidad de percibir las conexiones únicas en el mundo a través de sus experiencias, experimentos, su visión del futuro y su alta sensibilidad. Son capaces de ver situaciones, problemas, soluciones y procesos desde diferentes ángulos con el fin de aprovechar los nuevos recursos o para moverse en nuevas direcciones.

9. Pueden sacar ventaja casi de cualquier cosa

Constantemente se preguntan a sí mismos, ¿Cómo saco ventaja de esto? Esto les impulsa constantemente para encontrar una ventaja o los medios para salir adelante. A veces, este atributo les puede hacer parecer implacables, fríos o sin corazón. Sin embargo, la capacidad de obtener ventaja es un atributo competitivo que ha permitido que el multimillonario hecho a sí mismo busque soluciones nuevas y únicas a los desafíos e incremente la contribución que puede hacer a sus equipos.

10. Poseen motivación innata

Por lo general, los multimillonarios hecho a sí mismo que he conocido y con los que he trabajado no saben de dónde viene ese “fuego” interno que les permite estar motivados. Y aunque algunos ven este atributo como mera ambición, la motivación intrínseca no es el deseo de subir escaleras corporativas o cobrar premios y reconocimiento. Se trata de un motor sin interruptor, un impulso constante por lograr los objetivos y contribuir al mundo. Naturalmente, la motivación intrínseca también puede hacer que estos individuos sean inquietos, impacientes y combativos, especialmente alrededor de las personas que o bien carecen de la misma clase de motivación o se convierten en obstáculos para su impulso.

En cada multimillonario hecho a sí mismo a lo largo de la historia, se encuentran estos 10 atributos.

Estos atributos no se limitan a los multimillonarios hechos a sí mismos, sin embargo, ellos si tienen la capacidad para reconocer sus atributos, y encontrar los medios y el apoyo necesario para convertirlos en fortalezas increíbles.

Por Alex Charfen

1 comentario

Opinar