3 Claves esenciales cuando tienes que IMPROVISAR al HABLAR en PÚBLICO

2

A nadie le gusta ser puesto en el punto de atención, pero es algo que te enseña a anticiparte a lo inesperado, una lección que es por siempre útil en la vida y en los negocios.

Mientras que la era digital y los avances tecnológicos en las comunicaciones disminuyen cuan frecuentemente nos encontramos en persona, los intercambios cara a cara siguen siendo una de las formas preferidas de comunicación, según informa Ballantine, una firma de estrategia de marketing. La mayoría de la gente está a favor de las conversaciones en los cafés. En un reciente estudio llevado a cabo por Verizon se mostró que el 87% de las personas encuentran que las reuniones en persona son más creativas y productivas.

¿Pero qué sucede cuando las conversaciones cara a cara van mal, la conversación gira de manera imprevista y de repente se le pide que improvise sobre la marcha? Adaptarse o morir, como dice el dicho- . O tal vez menos dramático, aprender a ser un solucionador de problemas improvisando, lo que yo llamo un “adaptador universal”.

Una vez me reuní con una prominente familia que decidió respaldar una de mis ideas de negocio. Resulta que no me había preparado para ello. Cada hermano sopesaba las decisiones de negocio a tomar, lo cual representaba una inesperada dinámica. La siguiente fase vino cuando me di cuenta de que estaba siendo evaluada para asegurar esta oportunidad. Ellos me pidieron que presentara abiertamente mi oportunidad de negocio cuando yo no había revisado materiales o planes de ningún tipo. Con limitada información y preparación, yo no estaba listo para proveer el nivel de detalle que mis interlocutores pedían.

¿Debería haber estado más preparada? Por supuesto. ¿Era la situación un poco incómoda? Definitivamente. Aun así mi dilema de repente se convirtió en una oportunidad para pensar prácticamente en mis talones. Operé desde mis agallas, puse lo mejor de mí hacia adelante y traté de continuar la conversación. Respondí con toda la perspectiva que podía ofrecer. Al final, pudimos movernos hacia adelante y eso fue una gran experiencia de aprendizaje.

Con tiempo y paciencia mi habilidad para improvisar en los momentos en que tengo que hablar en público ha mejorado. Es tanto como una forma de pensar y un músculo que se vuelve cada vez más fuerte cuando es ejercitado.

Pero aprender a pensar en los momentos en que se está en el punto de atención no es algo que sucede de la noche a la mañana. Con un poco de delicadeza y confianza puedes recuperarte en una reunión en la que sientas que estás siendo escaneado en busca de respuestas.

1. No tengas miedo de comprar algo de tiempo

Cuando eres abordado fuera de guardia en una reunión moverte de manera rápida en la respuesta puede ser lo ideal. Pero si de pronto entras en pánico, haz una pausa, toma un sorbo de agua y luego empieza a hablar lentamente, meditando una respuesta efectiva.

Otras formas de “comprar tiempo” incluyen repetir la pregunta de tu interlocutor (la persona con la que estás hablando encontrará esto como una forma de compromiso en la conversación) y preguntar cuáles son las consecuencias deseadas o expectativas de la pregunta. Estas simples técnicas pueden convertir un escenario estresante en una sesión colaborativa de resolución de problemas.

2. Apóyate en tu equipo

Tú no tienes por qué tener todas las respuestas. Da un paso al lado y da a tus colegas la oportunidad de brillar. Solo asegúrate de antes haber discutido con ellos la forma en que pueden apoyarte.

Cuando tú te apalancas en tus colegas en una reunión, tienes la oportunidad de afianzar tu propia credibilidad y la de tu equipo. Del mismo modo el apoyo de estos sirve para reforzar el conjunto de ideas que estás exponiendo, así como ellos pueden dar a conocer tus fortalezas y tú dar a conocer las de ellos en un proceso de retroalimentación.

Una vez, durante una discusión de grupo, uno de mis compañeros tenía más experiencia directa con un tema de la que yo tenía, de manera que puse el asunto en sus manos preguntándole: “¿No tuviste que afrontar una situación similar recientemente? ¿Cómo la manejaste?” Al hacer esto demostré liderazgo y cooperación, así como compromiso por llevar valor a la conversación al incluir a un experto.

3. Haz que la gente se sienta cómoda

La amabilidad es fácil de olvidar si estás nervioso o abordando una conversación difícil, pero puede facilitar tus oportunidades de éxito. Mira a los ojos de las personas mientras estás hablando, sonríe, ríe y haz bromas para que los demás puedan reír. El humor libera la tensión y crea un sentido de ligereza, lo cual puede apagar el estrés y los sentimientos negativos.

En un estudio realizado por El Instituto Bell de Liderazgo se encontró que “Sentido del humor” y “ética del trabajo” eran las frases más mencionadas por los empleados cuando se les preguntaba a acerca de las fortalezas de sus líderes.

“El humor es una herramienta vital de liderazgo” afirma el fundador del Instituto y Director General, Doctor Gerarld Bell. “La gente asocia la risa con la mejor medicina, pero también la frase “sentido del humor” llega a impresionar por ser la que se asocia a lo mejor en los líderes.

Bell nota que un líder que posee un fuerte sentido del humor y una fuerte ética de trabajo podría tener gran ventaja sobre otros. Usa esta herramienta en un arreglo o reunión social: hacer a la gente reír crea una gran fuente de poder, reduciendo las posibilidades de que seas puesto en el punto de mira. Y si terminas estando en el punto de mira, el humor puede hacer que la situación sea menos incómoda.

Resumiendo

Los momentos en los que nos encontramos en el centro de atención son inevitables, pero estos no tienen por qué ser perjudiciales para nosotros. Haz algo de tiempo, si lo necesitas, apóyate en tus colegas para tener retroalimentación, haz que los participantes de tus reuniones se sientan cómodos y pronto serás un experto en resolver situaciones en las que eres colocado en el punto de atención.

*Este artículo fue escrito por Kelli Richards

Vía| Success

2 comentarios

  1. Pingback: 3 Claves esenciales cuando tienes que IMPROVISAR al HABLAR en PÚBLICO — BLOG HUELLAS LITERARIAS

Opinar