5 Maneras para encender la chispa de la MOTIVACIÓN cuando te sientes estancado

0

Usa la decepción y la frustración para motivarte en lugar de salir del camino. Permanece atento, tú estás en control de la forma en que respondes ante la vida.

Es una de las grandes frustraciones de la vida.

Ya sabes, muy dentro de ti, que eres capaz de lograr muchísimo más. Tú sientes este manantial de potencia y fuerza dentro de ti, esperando salir, pero todavía no puedes descubrir cómo aprovecharlo.

Te gustaría salir del sitio en el que te sientes atascado, moviéndote a través de cada día sintiendo que estás contribuyendo al máximo nivel posible. Como si estuvieses aprovechando cada molécula de capacidad y que estás progresando a través de tu vida completamente y absolutamente iluminado.

Yo llamo a este estado el estar “encendido”, y he pasado años investigando que es lo que necesita para llegar ahí. Lo que he descubierto podría sorprenderte a ti también. Por ejemplo, no se trata de descubrir “esa cosa” sobre la cual estás completamente apasionado, por que para muchos de nosotros no es una cosa singular. Y, si hay algo para ti, tú eres incapaz de identificarlo hasta que has acumulado suficiente experiencia de vida por medio del ensayo y el error para saber qué cosa es.

Pero tú no tienes que esperar décadas, años o incluso meses para sentirte iluminado, inundado en la completa expresión de tu potencial. Todo lo que necesitas hacer en encontrar y aprovechar tus “Chispas”.

En mi nuevo libro, Cómo vivir una buena vida: Historias profundas, ciencia sorprendente y Práctica Sabiduría, traté de identificar las 5 primarias chispas humanas. Estas son tipos de actividades que nos impulsan profundamente, y cuando contribuimos al mundo desde ese lugar, nos sentimos plenamente motivados.

Aquí están las 5 Chispas Humanas.

1. La chispa de la curiosidad

Esta chispa trata de la persecución por resolver una pregunta acuciante. ¿Hay algo que necesitas saber, una respuesta por la que te sientes profundamente intrigado y que te mueve a buscar una solución a un problema que simplemente no te deja avanzar? Ejemplos de personas frecuentemente impulsados por una chispa de curiosidad desenfrenada podrían incluir científicos, emprendedores, productores de medios y autores.

Como Albert Einstein dijo magistralmente: “Lo importante es no parar de cuestionar. La curiosidad tiene su propia razón de existencia. Uno no puede ser útil, excepto en la admiración cuando se contemplan los misterios de la eternidad, de la vida, de la maravillosa estructura de la realidad. No es suficiente con que uno trate simplemente de comprender un poco de este misterio cada día”.

2. La chispa de la fascinación

Esta chispa se trata de una profunda fascinación por un campo de interés particular, tema o idea. No se trata de un problema específico o una pregunta. Se trata más de una intrínseca conexión con algo. Frecuentemente comienza en la infancia y permanece con nosotros por el resto de nuestras vidas, pero chispas de fascinación pueden emerger sobre la exposición a nuevas experiencias o ideas en cuestión de un parpadeo. Los ejemplos podrían incluir historiadores, personas con hobbies y cualquiera que ame investigar y leer sobre un tema determinado sin mayor razón que la de la profunda gratificación que trae profundizar en el objeto de estudio o el interés determinado.

Realmente, unas de las personas más infelices y desmotivadas que he conocido, son las que no tienen intereses profundos acerca de nada. Una profunda fascinación y una profunda satisfacción van de la mano, y sin ellas, cualquier asomo de felicidad y motivación es simplemente fugaz, porque no hay nada sustancial que haga que duren.

3. La chispa de la inmersión

Esta chispa trata del sentimiento de absorción o de sentirse perdido en una tarea o proceso. Es lo que los atletas frecuentemente describen como estar “En la zona” y lo que los científicos sociales llaman “fluir”. Se trata de estar completamente encendido y consumido por el proceso de una actividad, sin importar cómo esta termine. Incluso aunque perseguir esta experiencia de inmersión toral frecuentemente lleve a éxitos impresionantes, ese no es el principal motivador. Un par de grandes ejemplos podrían ser los artesanos y los artistas. Seguro, ellos terminan creando cosas maravillosa, pero para muchos, eso es solo un añadido. El verdadero motivador que los ilumina en este proceso es la capacidad de terminar perdidos en este proceso.

En nuestro día a día, las chispas de inmersión son estas llamas de intensa vivencia cuando estás absorto en una significativa tarea que te hace sentir más vivo. Estas experiencias óptimas pueden ocurrir cuando estás comprometido en tu trabajo, sea pagado o no, y son las que te mueven. Trabajar de esta manera es algo que tú podrías estar haciendo de manera cotidiana.

4. La chispa de la maestría

Esta chispa trata sobre todo de la devota búsqueda de mejorar. Tú podrías no estar obsesionado con tener que convertirte el mejor del mundo en algo, sino en el sentimiento de progreso – La habilidad de ver marcadores de crecimiento a lo largo del camino es lo que te mantiene comprometido con la experiencia. Frecuentemente ni siquiera importa de qué tema se trate, tanto como exista un camino bien definido hacia la excelencia y una habilidad de la cual se pueda medir el progreso en el camino. Las artes marciales son un gran ejemplo, con su claro y demarcado sistema de cinturones, donde puedes progresar por un camino hacia la maestría y siempre sabes lo que es necesario para llegar al siguiente nivel.

Quizás Winston Churchill lo dijo mejor: “Cada día tú puedes progresar. Cada paso puede ser fructífero. Sin embargo habrá un camino cada vez más largo, siempre ascendente y por el que siempre se puede mejorar. Tú sabes que nunca llegarás al final del viaje. Pero esto, lejos de desanimarte, solo añade más alegría y gloría al ascender”.

5. La chispa del servicio

Esta chispa final trata de ayudar a los demás. Para muchos, saber que, en alguna manera, se ha hecho una diferencia en las vidas de otros es la más grande de las motivaciones. Es la cosa que te hace sentir más animado y apasionado. Interesantemente, una chispa de servicio puede ser conectada a un grupo particular de personas o servicios, aunque no necesariamente. De hecho, ese “otro” no siquiera tiene que ser humano. Podrían ser los animales, las plantas, incluso un concepto más grande como el medio ambiente o el planeta. Los ministros de las iglesias y los voluntarios son frecuentemente impulsados de manera profunda por chispas de servicio.

¿Qué tipo de servicio te motiva a ti? Piensa al respecto. En el largo plazo, el amor real se intensifica al compartir. Tu solo puedes tener más de lo que te motiva, al dar a otros.
Tus chispas de motivación (Y felicidad)

Así que, ahora que conoces las 5 chispas humanas. Pregúntate a ti mismo cuales son las que más te suenan. ¿Te sientes más motivado cuando estás inmerso en la tarea de encontrar una respuesta a una pregunta o una solución a un molesto problema? ¿Simplemente amas perderte en la profunda exploración de un tema o idea?

En cualquier momento, una chispa sale fuera del paquete, lo que no es inusual debido a que tenemos una mezcla de chispas. De hecho, si quieres salir en la persecución de las cuatro primeras chispas, tendrás que encontrar el modo de aprovechar la quinta chispa y llevar tu motivación hacia el servicio.

Lo realmente grandioso acerca de esta perspectiva es que frecuentemente puedes encontrar miles de pequeñas actividades, experiencias y relaciones que te dejarán encendido, sintiéndote maravillosamente, de manera que no quieras parar de hacer lo que estás haciendo. Tú no tienes que esperar meses, años o incluso décadas para encontrar ésa particular gran pasión que podría simplemente llegar o no llegar. Solo comienza a vivir tus chispas. Escribe tus días sobre la habilidad de gastar tanto de tu energía como sea posible en perseguir tus chispas.

Comienza hoy.

Y entonces observa cómo tu vida comienza a encenderse.

Tu turno.

Me encantaría escuchar:

¿Con cuáles de las chispas mencionadas arriba te identificas justo ahora?

¿Por qué?

Puedes dejar tus comentarios en la sección de abajo.

*Este artículo fue escrito por Jonathan Fields y publicado en el blog marcandangel.com

Opinar